Parroquia Ortodoxa San Martín de Tours

Iglesia Ortodoxa de Argentina

Liturgia y ritos ortodoxos

A través de las imágenes, los símbolos, los ritos y los signos, la sabiduría sagrada de Dios no se impone desde afuera. Ella se propone, dejando a cada cual la libertad de comulgar con ella  según sus exigencias subjetivas, su evolución y las necesidades vitales de su espíritu.

El que participa en un rito sagrado, es tomado por él sin ser violado. Los gestos y las actitudes se apoderan del cuerpo; los cantos y los sonidos despiertan la musicalidad ; las palabras y el poder mágico de los vocablos conmueven la inteligencia; la participación de la luz, el incienso, las flores, la sal, el agua, el vino y el pan, introducen la naturaleza; las oraciones penetran en el corazón; la instrucción fortalece la voluntad.

La práctica litúrgica restablece la unidad del ser humano, suprime todo desorden  y  restablece la armonía. Una desviación trágica de nuestro mundo actual  hace que el hombre ya no sea uno. Aquí la religión, allá la inteligencia; aquí la familia, allá la política; aquí nuestra pasión, allá las actitudes sociales. Las manifestaciones del hombre son semejantes a miembros dispersos.     

Toda nuestra vida humana se expresa en la liturgia  que a su vez le imprime sus energías. Es una acción de expresión e impresión, una sinergia (unión) entre las energías divinas y nuestras energías humanas, corporales, psíquicas y espirituales, experimentando tres actos esenciales de de la vida humana: el diálogo, la resolución del conflicto y la comunicación interpersonal. Ofrecemos nuestra vida, con su tiempo y sus necesidades y aspiraciones; y recibimos energías para la transformación de nuestra vida.

* * *

Liturgia es una palabra griega compuesta que significa acción del pueblo, y en sus orígenes helénicos no tenía connotación religiosa exclusiva: una liturgia podía ser una reunión política, social, solidaria… o también religiosa. Pero en la traducción griega de los Setenta, del Antiguo Testamento (siglo II a. C.), y luego en el Nuevo Testamento, el término pasó a significar ya de manera preferencial el servicio a Dios, el culto.

En la Iglesia ortodoxa, la palabra "Liturgia" tiene dos significados:

  1. uno general, abarcativo: el conjunto de actos cultuales que son denominados  Sacramentos o Misterios realizados por la Iglesia.
  2. Uno particular, limitado: La liturgia eucarística (lo que en Occidente se llama "Misa"), es decir, aquel acto cultual en el cual se ofrecen, se bendicen y se consumen el pan y el vino, Cuerpo y Sangre de JesuCristo.     

La liturgia eucarística significa y comunica la Muerte y la Resurrección de JesuCristo que así Se hace presente y actuante en nosotros de manera personal a través de la comunión. Especialmente en su primera parte, es un diálogo entre Dios que habla y el pueblo que canta y reza, es decir, responde. El centro de la celebración, la Gran Plegaria Eucarística, llamada "Anáfora u Ofrenda", "Misterio de fe" o "Acción" -  la acción de morir y resucitar con el Cristo por la fe en Él-, es la victoria no violenta sobre todo mal y sobre toda muerte. Finalmente, la comunión eucarística es la comunicación más vital que puede realizarse entre los hombres. Si ya los lazos de la sangre en la familia son fuertes, si los lazos del amor de amistad son más fuertes, cuánto más fuerte es el hecho de comulgar los unos con los otros a través del Cuerpo Glorioso del Cristo. 

A lo largo del Año litúrgico con sus fiestas y sus estaciones, la Liturgia hace presente la vida de Cristo y de su Iglesia, y hasta a toda la historia de las relaciones de Dios y los hombres, desde Adán y Abraham hasta los últimos tiempos; desde la larga espera del Advenimiento del Cristo y su Natividad, a través de su vida pública y su Pasión vencedora (Cuaresma y Semana Santa), hasta su Resurrección, irradiante en Pentecostés y la acción del Espíritu, a través de los siglos de la Iglesia (Tiempo pascual y Pentecostal) y más, hasta su segunda y gloriosa Venida al fin de los tiempos que ya anticipamos al entrever y recibir los reflejos de su Gloria. La liturgia es un inmenso Memorial cósmico, histórico y profético.

Nuestra comunidad tiene la gracia de celebrar en castellano dos ritos antiguos y tradicionales: la Liturgia galicana según San Germán de Paris y la liturgia bizantina según San Juan Crisóstomo.

La Eucaristía, el Bautismo y la Crismación (confirmación)  son los tres Sacramentos mayores o iniciáticos, que están íntimamente unidos y se reciben en la misma celebración. Completan los siete Sacramentos la Confesión, el Matrimonio, el Orden Sagrado y la Unción de los enfermos.

Afirmando la presencia de Dios en los acontecimientos de nuestras vidas, se realizan también bendiciones de alimentos y frutos de la tierra, iconos, viviendas, viajeros y peregrinos, embarazadas, recién nacidos, oficios de difuntos, etc.

El oficio de Vísperas, que celebramos los sábados a la tarde y el de Laudes, que precede a la liturgia del domingo, nos preparan espiritualmente para la celebración eucarística.
 

 

.:: Diseño web: Zaikoms